¿Inflación sin depreciación?

La inflación está en el tope de la agenda económica (¿cuándo no?). El INDEC reportó un 6.7% MoM en marzo, acumulando un 16.1% en lo que va del 2022. Abril viene algo más "tranquilo", léase, apuntando en torno al 5% MoM, a base de mínimos aumentos en precios regulados y controles más estrictos. En pocas palabras, más distorsiones de precios relativos (o inflación futura, el día que se corrijan).

Lo que nos interesa, al margen del dato más reciente, es ver la relación inflación-depreciación. Si comparamos nuestra serie de inflación de alta frecuencia contra la depreciación del tipo de cambio oficial, veíamos hasta fines de 2019 un co-movimiento bastante claro. Y no hace falta econometría para entender que la causalidad iba del tipo de cambio a la inflación. O sea, saltos cambiarios tuvieron impacto inflacionario muy rápido y bastante importante (alto "pass-through", en la jerga académica).

Ahora bien, desde 2020 en adelante esa relación se ha debilitado significativamente. La inflación se aceleró con el progresivo levantamiento de las restricciones por el Covid-19. Y, a pesar del uso del tipo de cambio como ancla nominal, la dinámica de los precios no aflojó. Todo lo contrario, como ya sabemos.

Dejando de lado cuestiones estacionales o de precios regulados (por eso usamos la Core en el chart), lo que pasó fue que se agravaron fuertemente los desequilibrios macro durante la fase inicial de la pandemia (déficit fiscal récord, financiado casi enteramente con emisión). El deterioro macro impactó sobre las expectativas y ahora la dinámica inflacionaria empieza a tomar vida propia. Hay alta inflación porque se espera que haya alta inflación. Que los sindicatos pidan reabrir paritarias 4 veces por año no es una señal alentadora, porque la nominalidad de la economía se vuelve más sensible a cualquier shock. Y sin plan (o con un "mal plan"), las cosas no van a resolverse.

¿Y el tipo de cambio paralelo no juega en este partido? Durante buena parte del período para el cual tenemos datos no parece haber agregado "combustible" a los precios (al menos por movimientos propios y no de seguir al tipo de cambio oficial), aunque en el último tiempo se nota cierto co-movimiento.

Tal vez haga falta analizar más en profundidad si hay un cambio de comportamiento y entender si ahora sí, los "precios siguen al blue". En el mientras tanto, el gobierno logró algo que no parecía posible: que la inflación se acelere sin haber tenido como disparador una depreciación fuerte del tipo de cambio. Y lo logró a base de crecientes desequilibrios macro que incluso un plan con el FMI no logra(rá) torcer.

matias

Written by

matias

Economist. Doing macro research @Seido. Building something different @Alphacast

Published in

Matias' Repo

Repositorio de Matías C.

Related insights